Saltar al contenido
Restaurantes, consejos y actualidad / Cómo hacer una carta de restaurante con éxito

Cómo hacer una carta de restaurante con éxito

Elaborar una carta para un restaurante no es tan sencillo como parece, sino que hay que tener en cuenta un sinfín de factores antes de materializarla. Es un elemento muy importante para el buen funcionamiento de tu establecimiento, porque no es solo la presentación de tus platos —lo cual no es poco, ya que son el corazón de tu negocio—, sino que, además, de ella depende la primera impresión que se lleven tus clientes. 

Pasos para crear la carta de tu restaurante, éxito asegurado

Carta online

Antes de empezar, debes saber que, hoy en día, la mayoría de amantes de la gastronomía hacen una búsqueda en internet de cualquier restaurante antes de atreverse a probarlo por primera vez. Por eso, es clave que dispongas de una carta online, tan trabajada como la carta física. Recuerda añadir, de una manera visible, los datos de contacto del local.

Esta misma carta online la puedes usar como carta por QR, una vez el cliente ya está en el local. Son pocos los negocios de hostelería que no ofrecen ya esta posibilidad, porque agiliza el servicio (el cliente no tiene que esperar a que le traigan la carta) y, además, es más fácil evitar la transmisión de gérmenes. Si estás convencido de que las innovaciones tecnológicas pueden ser tus aliadas en tu establecimiento, lee nuestro post Tendencias e innovaciones tecnológicas en hostelería.   

Por supuesto, sigue siendo necesario que tengas algunas cartas físicas en tu restaurante para la clientela que no está al día en el uso de la tecnología (por ejemplo, personas de edad avanzada). 

Aparte, considera poner un menú o la carta en la entrada del local, ya que te ayudará a captar como clientes a transeúntes de la calle. Descubre nuestra oferta de portamenús y pizarras en la web de Pepebar.

Analizar tu público objetivo

Lo primero que tienes que hacer es analizar qué tipo de cliente tienes. Así, sabrás qué platos debes ofrecer en tu carta, en función de la demanda y del poder adquisitivo de la clientela potencial. No es lo mismo si tus comensales suelen ser familias (que seguramente buscarán algo más sencillo y económico), que si estás en un polígono (donde se buscarán menús completos y asequibles), que si te encuentras en una zona turística (donde, probablemente, te pedirán platos típicos y tradicionales), etc.  

A veces, puede resultar tentador querer abarcar todos los públicos. Sin embargo, te aconsejamos que ni lo intentes. Al final, se termina por traducir en una falta de coherencia en la idea de negocio y solo se consigue confundir al cliente. 

Añadir algo diferente

A pesar de que tengas una propuesta gastronómica creada a partir de la demanda del cliente, es interesante que añadas algo diferente que te sirva para destacar con respecto a tu competencia

Asimismo, te sugerimos que tomes en consideración dos aspectos más:

  • Tener alguna opción para niños. No cuesta mucho tener un plato de macarrones, por ejemplo. Si crees que no puede encajar en tu estilo de carta, siempre puedes ponerlo aparte, como un añadido. Los padres agradecerán poder degustar sus platos preferidos sin tener que buscar que alguien se quede con los peques; les facilitas la logística familiar.  
  • Tener opciones para las intolerancias más comunes (gluten, lactosa…). Aunque tener un par de platos adaptados no te va a implicar ser un referente para este tipo de comensal, son personas con muchas dificultades a la hora de comer fuera en grupo, por lo que te agradecerán enormemente que ir a tu local no sea un impedimento para ellos. 

macarrones menú infantil

Platos del día o fuera de carta

Promocionar platos del día es una buena estrategia por varios motivos:

  • Llaman la atención del cliente, ya que se resaltan por encima de los demás platos.
  • También te dan la oportunidad de probar algún plato nuevo sin arriesgar demasiado, ya que puedes analizar el impacto que tiene y comprobar si te conviene añadirlo en la próxima actualización de la carta o si, por el contrario, no ha tenido un buen recibimiento en tu clientela y es mejor descartarlo.   
  • Puedes aprovechar para gastar los productos que están a punto de caducar y, así, evitar que se eche a perder género.

Actualizable por temporada

Es muy beneficioso que actualices la carta con productos de temporada por estas razones:

  • Conseguirás que tu negocio sea más sostenible, lo que puedes usar como estrategia de marketing, ya que está altamente demandado por la sociedad. Si te preocupa especialmente este punto, te interesará leer también nuestro post Consejos para ser un restaurante eco-friendly.
  • La materia prima será fresca y, al estar recogida en su momento óptimo, tus platos serán más sabrosos y de mejor calidad.
  • Te va a suponer un ahorro, ya que los alimentos de temporada son más económicos.   

verduras de temporada

Rentabilidad de los platos

Haz un escandallo de los platos que quieras ofrecer. Es decir, haz un estudio del coste total de cada plato (ingredientes, coste de empleados, tiempo de preparación, etc.) para saber si realmente te sale a cuenta ponerlo en tu carta. El precio final que aparezca en la carta no solo tiene que serte rentable en cuanto a su producción, sino que también tiene que cuadrar con el poder adquisitivo de tu clientela para que obtengas beneficios reales.

Número de platos

Desde luego, la oferta no puede ser pobre, el comensal tiene que tener variedad donde elegir. Con todo, ten como lema la sencillez. Tal y como hemos comentado anteriormente, una propuesta ingente solo lleva al fracaso, ya que el cliente queda confundido, no entiende qué es lo que quieres aportar y, además, conlleva complicaciones como más gasto en materia prima y necesidad de más espacio de almacenamiento. Es mejor que te centres en un número reducido de platos y asegurar la calidad de estos.

Aparte, para establecer el número de platos también es conveniente que seas consciente de la capacidad de producción de tu cocina (por tamaño, número de empleados, etc.).

Nombres de los platos

Quizás te has encontrado comiendo en algún restaurante con una carta con nombres de platos divertidos y creativos. Aunque puede dar resultado, es muy difícil dar en el clavo con una idea original, entendible, que no ofenda a nadie… y te puede salir el tiro por la culata. Creemos que no vale la pena invertir tanto esfuerzo en algo que es complicado que tenga mayor repercusión, por lo que te damos unos puntos concretos a seguir para bautizar tus platos:

  • Que sean cortos. Al comensal le serán más fáciles de recordar y de pedir y al personal de servicio en sala le serán más rápidos de apuntar.
  • Que resulten familiares
  • Que logren describir el plato.

menú restaurante

Estructura de la carta

La estructura clásica sería la siguiente: entrantes, primeros, segundos, postres y bebidas. Si lo consideras pertinente, siempre puedes hacer subdivisiones como “pastas y arroces” o “pescado y marisco”. Lo primordial es que sea clara y de fácil lectura. También tienes que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Los alérgenos alimentarios tienen que estar bien indicados y ser muy visuales. Si necesitas más información sobre este tema, consulta nuestro post específico sobre alérgenos.
  • El precio también tiene que estar bien especificado. Piensa que, si el cliente acaba pagando un precio del que no era consciente, no quedará satisfecho.
  • Junto al nombre de cada plato, añade una pequeña descripción. De este modo, el servicio será mucho más ágil, ya que el cliente puede saber qué va a comer sin tener que pedir explicaciones al camarero.

Fotos

Añadir fotografías de tus platos en la carta no es imprescindible. Aun así, si te estás planteando ponerlas, ten en cuenta estos factores:

  •  Tienen que ser de calidad.
  • Deben ser fieles a la presentación real del plato.
  • Pueden ser fructíferas, ya que comemos por los ojos.
  • Te pueden ser útiles, si tienes clientes extranjeros.
  • Si decides usarlas, no lo hagas en abundancia, no tienen que entorpecer la lectura de la carta. 
  • Si quieres poner fotos, pero poner una de cada plato te parece demasiado, puedes poner una foto que represente cada grupo de platos. En tal caso, no escojas el plato más barato para representar el conjunto, porque es probable que el comensal se decante por pedir el plato de la fotografía.

carta de restaurante con fotos

Diseño de la carta

En cuanto al diseño de la carta, no es algo trivial: aunque tengas una oferta gastronómica muy bien definida y perfectamente estudiada, un mal diseño puede arruinar todo este trabajo previo. Te recomendamos que contrates a un profesional. No obstante, queremos darte algunos consejos:

  • Usa una tipografía clara y de buen tamaño, que sea fácil de leer.   
  • Los colores también son importantes, ya que consiguen crear sensaciones y remitir a conceptos concretos. Por ejemplo, si tienes un restaurante vegetariano, quizás te interesa usar tonos verdes para evocar los vegetales. De forma general, creemos que es mejor tender a los colores claros, ya que transmiten pulcritud, paz, etc. 
  • Tamaño manejable. Que los comensales puedan ver al interlocutor por encima de la carta, que la puedan dejar en la mesa sin que estorbe, etc. 
  • Resalta el nombre de los platos. 
  • Si tu local se encuentra en una zona turística, seguramente te puede ser provechoso traducir la descripción de los platos.
  • Debes tener claro el estilo que quieres que represente a tu negocio (por ejemplo, moderno e informal o formal y elegante).
  • El logo y el nombre del restaurante tienen que estar bien visibles pero, al mismo tiempo, no interferir en la lectura de la carta. 
  • Trata con especial mimo los apartados de postres y vinos, ya que son los más golosos.

Limpieza

Por último, aunque no por eso menos importante, asegúrate de que las cartas físicas estén siempre limpias. Es básico para generar en el cliente una imagen de delicadeza y salubridad, clave para que confíen en tu servicio. Según el tipo de restaurante que tengas, puedes optar por plastificar las cartas y, así, serán muy fáciles de limpiar. Si esta alternativa no encaja en tu negocio, procura escoger materiales lo más duraderos posible y que no cueste limpiarlos.

 

 

+ posts