Saltar al contenido
Consejos hostelería / Servicio a la francesa. Qué es y cómo hacerlo

Servicio a la francesa. Qué es y cómo hacerlo

La hostelería está llena de técnicas y estilos de servicio que han evolucionado a lo largo de los años. Uno de los estilos más elegantes y refinados es el servicio a la francesa, una forma tradicional de servir que evoca la sofisticación de la alta cocina francesa. Vamos a ver entonces qué es el servicio a la francesa, su historia y cómo puedes hacerlo en tu restaurante.

 

El servicio a la francesa

 

¿Qué es el servicio a la francesa?

El servicio a la francesa es un método de servicio de alimentos en el que los platos son preparados y presentados en la cocina, pero el proceso final de servir se realiza en la mesa del comensal. Este estilo de servicio se caracteriza por su atención al detalle y su enfoque en la presentación estética y la interacción personalizada con el cliente. A diferencia de otros estilos de servicio, en el servicio a la francesa, los camareros utilizan tenedores y cucharas para transferir la comida del plato de servicio a los platos individuales de los comensales.

 

Historia del servicio a la francesa

El servicio a la francesa tiene sus raíces en las cenas reales y aristocráticas de la Francia del siglo XVII. Durante este período, las comidas eran eventos elaborados que mostraban la opulencia y el poder de la nobleza. Los banquetes se servían con una gran cantidad de platos presentados simultáneamente en la mesa, permitiendo a los invitados elegir y servirse a su gusto. Con el tiempo, este estilo evolucionó, manteniendo su énfasis en la elegancia y el detalle, pero adaptándose a las necesidades modernas de la gastronomía de alta gama.

 

Cómo hacer el servicio a la francesa en tu restaurante

1. Preparación y organización

Hacer un buen  servicio a la francesa requiere una cuidadosa planificación y preparación. Aquí hay algunos pasos clave:

Formación del personal: Capacita a tu equipo para que domine las técnicas de servicio a la francesa, incluyendo el uso de tenedores y cucharas para servir, así como la correcta disposición de los platos.

Selección del menú: Elige platos que se presten a este estilo de servicio. Los cortes de carne, pescados enteros y ensaladas son opciones ideales que permiten una presentación atractiva y facilitan el proceso de servir.

Equipo adecuado: Asegúrate de tener el equipo necesario, como bandejas grandes, tenedores y cucharas de servicio, así como mesas auxiliares para facilitar el servicio.

 

2. Presentación en la mesa

La presentación es clave en el servicio a la francesa. Los platos deben llegar a la mesa con una apariencia impecable. Aquí hay algunos consejos:

Colocación de los alimentos: Distribuye los alimentos de manera armoniosa en la bandeja de servicio, destacando los colores y texturas para que sean visualmente atractivos.

Interacción con el cliente: El camarero debe explicar cada plato al comensal, detallando los ingredientes y la preparación, lo que añade un toque educativo y personal a la experiencia.

 

3. Técnica de servicio

El acto de servir es el corazón del servicio a la francesa. Sigue estos pasos para asegurar un servicio perfecto:

Posición del camarero: El camarero se sitúa a la izquierda del comensal y utiliza tenedores y cucharas para transferir la comida del plato de servicio al plato del comensal, comenzando con las damas y luego siguiendo con los caballeros.

Precisión y cuidado: El servicio  a la francesa, debe realizarse con precisión y cuidado, evitando derrames y asegurando que cada comensal reciba una porción adecuada.

 

4. Atención al detalle

El servicio a la francesa se distingue por su atención al detalle, así que asegúrate de :

Mantener la limpieza o desorden de inmediato para mantener la presentación impecable.

Responder a las necesidades del comensal, ajustando las porciones o explicaciones según sea necesario.

 

Beneficios del servicio a la francesa

Hacer el servicio a la francesa puede dar una muy buena experiencia  de cliente, lo que genera en el cliente las siguientes ventajas:

  • Experiencia personalizada: La interacción directa entre el camarero y el comensal crea una experiencia más personalizada y memorable.
  • Valor percibido: La elegancia y sofisticación del servicio a la francesa aumentan la percepción de valor de la comida y el servicio, justificando precios más altos.
  • Diferenciación: Este estilo de servicio puede diferenciar tu restaurante de la competencia, atrayendo a clientes que buscan una experiencia gastronómica única y refinada.
Web | + posts

Bloggera gastronómica, Enamorada de todo lo relacionado con gastronomía, restauración y hostelería. Viajar es un gran placer y si va acompañado de buena comida y compañía aún mejor.

La autora es una apasionada bloggera gastronómica cuya devoción por la gastronomía, la restauración y la hostelería trasciende la mera afición. Su entusiasmo por la cocina se manifiesta en cada plato que explora y en cada receta que comparte. Con un paladar sofisticado y una sensibilidad única para los sabores, se sumerge en la diversidad culinaria con un deseo insaciable de descubrir nuevos sabores y técnicas. Su amor por los viajes no solo se limita a la exploración de destinos exóticos, sino que se extiende al deleite de las delicias locales que cada región tiene para ofrecer. Esta pasión por descubrir la esencia culinaria de cada lugar se ve realzada cuando se combina con la alegría de compartir momentos inolvidables alrededor de una mesa bien surtida. Con una pluma elocuente y envolvente, transporta a sus lectores a través de narraciones vívidas y descripciones sensoriales, invitándolos a experimentar el mundo de la comida de una manera completamente nueva y emocionante.