HomeRecetasHarina de garbanzo: cómo se hace y fáciles ideas de receta
Harina de garbanzo: cómo se hace e ideas de receta

Harina de garbanzo: cómo se hace y fáciles ideas de receta

Hoy te hablaré sobre la harina de garbanzo. Tanto si no sabías que existía la harina de garbanzo como si la tienes en casa pero no sabes qué usos darle, este es tu post. La verdad es que las alternativas a la harina de trigo ya salen hasta de debajo de las piedras. Además, últimamente las encontramos fácilmente en cualquier supermercado. Aunque sea relativamente fácil encontrarla en tiendas, te enseñaré cómo puedes hacer tu propia harina en casa y también cómo preparar diferentes y deliciosas recetas con ella.

Te sorprenderá lo versátil que es esta harina. Cuando le añades agua se convierte en una masa muy cremosa y hace que se consigan unas texturas muy interesantes y similares a las del huevo. Además, cuando la cocinas al fuego tiene un poder aglutinante bastante alto.

Si es la primera vez que la usas seguramente creas que va a tener un sabor muy fuerte o que la textura va a quedar muy distinta. Es evidente que no es al 100% igual que la harina de trigo pero te aseguro que las diferencias son mínimas. Además, si eres intolerante o alérgico al gluten y buscas opciones “gluten free” o incluso la forma de sustituir el huevo, esta es una muy buena alternativa a la que seguramente te vueltas adicto/a.

 

 TE INTERESARÁ:

En un post anterior te enseñé cómo preparar hummus de garbanzo y otras deliciosas variaciones de la receta con más ingredientes, ¡no te lo pierdas!.

 

Harina de garbanzo: Propiedades y Cómo prepararla

Harina de garbanzo propiedades

 

Propiedades de la harina de garbanzo

La harina de garbanzo es una opción óptima si necesitas retirar el gluten de tu dieta ya que sustituye a la perfección la harina de trigo. Pero ¿qué beneficios tiene para tu organismo consumir esta harina habitualmente? Pues bien, la harina de garbanzo es muy rica en vitaminas del grupo B, A, E, C y también es rica en omega 6, hierro y fibra. 

En definitiva, la harina de garbanzo es buena para quienquiera que la consuma. Eso sí, como ya he dicho anteriormente, si eres intolerante al gluten te aficionarás a esta harina. También es una muy buena opción para personas veganas o que buscan sustituir el huevo por intolerancia, alergia o cualquier otro motivo. Por otro lado, también te interesará utilizar incorporar esta harina a tu dieta si tienes el colesterol alto. Esto se debe a que también ayuda a recudir los niveles altos de grasas en sangre. 

❤️👀 Otros lectores también han visto:  Receta hummus casero, ¿sólo de garbanzos?

 

¿Cómo puedo hacer mi propia harina de garbanzo?

Harina de garbanzo: propiedades y cómo prepararla

Como ya te he comentado, cada vez es más fácil encontrar la harina de garbanzo en supermercados. No obstante, te voy a enseñar la forma de prepararla rápida y fácilmente tú en casa. Al fin y al cabo, lo casero siempre sabe mejor y además acaba siendo más económico. Verás que preparar esta harina es mucho más sencillo de lo que pueda parecer.

Lo único que necesitas para hacer harina de garbanzo es tener garbanzos secos (en crudo), un buen procesador de alimentos y un colador. Si vas a darle mucho uso a la harina, entonces te recomiendo que hagas una buena cantidad (1 Kg) y la guardes en un bote hermético para conservarla e ir utilizándola cuando lo necesites. 

Para prepararla, introduce primero los garbanzos en el procesador. Ve haciéndolo poco a poco para no sobrecargar el procesador. Como los garbanzos son duros, tardarás entre unos 3 y 5 minutos en conseguir que se conviertan en harina (dependiendo de la potencia la máquina). Cuando lo tengas retira la harina que hayas conseguido y, con la ayuda del colador, asegúrate de que quede bien finita y lista para usar. Et voilà, como te dije, hacer harina de garbando en casa es más que sencillo

 

 

💡 Ideas de recetas con harina de garbanzo 💡

 

Tortilla vegana (sin huevo)

Tortilla vegana

Ya sea de patatas o de verduras, gracias a la harina de garbanzos podrás preparar una tortilla sin utilizar ni un solo huevo. Como ya te he explicado, cuando mezclas la harina de garbanzo con líquidos se consigue una textura similar a la del huevo. Esto hace que puedas preparar una versión de tortilla de patatas casi casi igual que la original. 

Para preparar una tortilla de patatas vegana, los pasos son casi idénticos a cuando preparas una tortilla con huevos. Eso sí, la cantidad de mezcla de harina de garbanzo con agua es muy personal. Cuando ya haces unas cuantas, puedes permitirte el lujo de preparar la mezcla casi a ojo. Sin embargo, aquí te dejaré la receta con la que puedes ir empezando y que ya variarás a tu gusto.

En primer lugar, fríe las patatas en una sartén como harías normalmente. Para preparar una tortilla para 2 personas coge 4 patatas medianas. Puedes añadir opcionalmente cebolla cortada. Mientras se van friendo las patatas, ve preparando la mezcla que sustituirá al huevo. Coge un bol y mezcla unos 220 gr de harina de garbanzo con casi la misma cantidad de agua. Si ves que hace falta más porque las patatas son grandes, ve añadiendo proporcionalmente. La clave es añadir agua hasta que quede una mezcla con la textura y contundencia similar a la del huevo batido. La cantidad ideal será la que cubra las patatas ya cocinadas

❤️👀 Otros lectores también han visto:  Eurofrits: Top 10 tapas para la gastronomía.

La mezcla la puedes batir a mano pero yo prefiero siempre hacerlo con la ayuda de una batidora para que quede todo bien integrado. Una vez tengas la mezcla con la textura ideal, reserva la masa hasta que estén las patatas con la cebolla hechas. Yo a la mezcla le añado cebolla y ajo en polvo junto con unas pizcas de sal. También se le puede añadir un poco de levadura nutricional (si tienes) o incluso cúrcuma para que tenga un color más similar al huevo. Cuando lo tengas, mezcla las patatas ya hechas con la masa, deja que repose y se integre bien y échalo a la sartén para preparar la tortilla como harías habitualmente.

 

Brownie de chocolate 

Brownie harina garbanzo 

Sí, también puedes preparar recetas dulces con la harina de garbanzo y te aviso de antemano que no vas a poder parar de preparar esta en concreto. Preparar un brownie de forma muy fácil, jugoso y sin nada de harina de trigo es más que posible. 

Toma nota, necesitarás: 160 gr de mantequilla, 120gr de chocolate negro, 3 huevos, 180 gr de azúcar (variables), 180 gr de harina de garbanzo, una pizca de sal, una cucharadita de extracto de vainilla y 4 cucharadas de cacao en polvo. En primer lugar, junta el chocolate con la mantequilla y derrítelos en el microondas (poco a poco) o al baño maría. Cuando esté derretido, mézclalo bien y resérvalo a un lado hasta que temple. Por otro lado, mezcla en un bol los huevos con el azúcar hasta que queden bien integrados. Cuando lo tengas, añade la mezcla de chocolate y mantequilla y mezcla. Seguidamente, añade la harina de garbanzo junto con el cacao en polvo, la pizca de sal y el extracto de vainilla. 

Una vez tengas todos los ingredientes mezclados homogéneamente con una espátula, vierte la masa en un molde previamente engrasado con mantequilla. Antes de meter el molde en el horno asegúrate de que está pre-calentado a 180º. Si lo está, introduce tu brownie y deja que se vaya haciendo durante unos 30 minutos. Cuando ya esté listo, deja que enfríe antes de desmoldar y servir. Te aseguro que este brownie con harina de garbanzo no te dejará indiferente.

 

Falafel o rebozados

Falafel con harina de garbanzos

Normalmente se suele preparar el falafel con garbanzos cocidos, pero con harina de garbanzo podrás preparar un falafel mucho más rápido, sencillo e igual de delicioso. Para poder preparar falafel de forma express necesitarás: 240 gr de harina de garbanzo, perejil fresco, una cucharadita de sal, de comino, cebolla en polvo, ajo en polvo, zumo de limón, 80 ml de agua tibia.

Prepararlo es tan sencillo como coger un bol y mezclar todos los ingredientes que te acabo de nombrar. En primer lugar, mezcla los ingredientes secos y seguidamente añade los líquidos. Ve añadiendo poco a poco el agua hasta conseguir una mezcla que puedas manipular y con la que hacer “bolas”. Te recomiendo que dejes reposar la masa unos minutos (5-10). Cuando lo tengas, calienta unas 3 cucharadas de aceite en una sartén. Cuando haya alcanzado la temperatura, ve añadiendo las bolas de falafel. Cocina estas bolas durante unos 5 minutos y retira en un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite.

❤️👀 Otros lectores también han visto:  Pan de espelta: cómo hacer pan de espelta (receta)

¿Existe algo más sencillo que esta receta? Yo creo que no.

 

Pan o bizcochos

Pan o bizcocho harina garbanzo

Pan, bizcochos, tartas, tortitas, magdalenas… también con harina de garbanzo. En la gran mayoría de casos bastará con que sustituyas la harina normal con la de garbanzo y ya está. Te voy a explicar a continuación cómo puedes preparar un pan de harina de garbanzo (sin gluten) de una forma muy sencilla. 

Para preparar esa rápida receta necesitarás: 475 ml de agua, 700 gr de harina de garbanzo, una cucharadita y media de sal, otra de levadura seca y avena en hojuelas. Mezcla todos los ingredientes en un bol. Mezcla al gusto, a mano o con la ayuda de una batidora. Si usas una batidora conseguirás que en unos 5-10 minutos en alta potencia la mezcla quede casi líquida y homogénea, con lo que conseguirás un pan muy suave. 

Esta pan lo podrás hacer a la sartén, sin necesidad de horno. Calienta (un poco) la sartén con aceite de oliva, vuelca la masa y no remuevas ni la toques a partir de ahí. Ahora, añade la avena por encima de la masa creando una capa. La función de la avena no será solo estética o para dar un toque de sabor. Lo que consigue la avena, en primer lugar, es que se retenga mejor el calor por la parte superior sin necesidad de usar una tapa. Por otro lado, también absorbe el exceso de humedad. Cuece el pan a fuego muy lento y deja que se haga durante unos 30 minutos.

Para saber si está cocido, asegúrate de que la parte superior ya está firme al tacto. Cuando veas que el pan ya está listo, deja que enfríe y vuélcalo (con la parte de la avena arriba) en una rejilla para dejar que el exceso de humedad se retire mejor. Te recomiendo que lo dejes una noche entera enfriando y secándose en la rejilla. El resultado al día siguiente será un pan jugoso y perfecto para tostar o comer tal cual.

 


Espero que te hayan encantado estas ideas, si ha sido así ¡compátelas!


 

 

💡 OTROS USUARIOS HAN VISTO:


Comunicadora audiovisual y blogger. Muy fan de todo lo relacionado con la gastronomía, fotografía y vídeo.

Más en receta, garbanzos, harina garbazo, garbanzo, tortilla vegana, falafel, pan de garbanzo
Hummus, ¿sólo de garbanzos?
Receta hummus casero, ¿sólo de garbanzos?

Cerrar